¿Por qué pueden perderse los dientes?

Un diente es un órgano que si es cuidado con una buena higiene y control odontológico, puede permanecer sano y durar toda la vida. De este modo, una persona que siempre se ha preocupado de tener una correcta higiene, controlándose periodicamente con su odontólogo y tratándose oportunamente los problemas y enfermedades bucales, perfectamente puede llegar a adulto mayor con sus piezas dentarias en buen estado.

Sin embargo, existen múltiples causas y factores que pueden originar y/o producir la pérdida de tus dientes. En ese sentido, las principales enfermedades que causan la pérdida dental son dos: Las caries y las enfermedades periodontales (enfermedades que afectan a las encías, tejidos y estructuras que protegen y sujetan al diente en la boca). Existen también otras afecciones que pueden ser motivo de la pérdida de un diente, tales como el desgaste de los dientes, traumatismos, piezas dentarias con tratamientos inconclusos, fracturas dentales etc.


La caries dental

Es una enfermedad infecciosa producida por bacterias que causa la pérdida progresiva de la estructura dental al socavarla. Si no es tratada a tiempo, lleva a una destrucción avanzada que afecta la pulpa del diente (nervio), produciendo infecciones y otras consecuencias. Cuando la destrucción e infección del diente es muy profunda,  ya no puede ser tratado y no habrá más remedio que realizar la extracción del mismo.


La enfermedad periodontal

Este es el nombre que reciben un conjunto de enfermedades infecciosas causadas por bacterias que afectan estructuras que rodean, protegen y sujetan al diente en la boca, como también a las encías y tejidos. Esta es una enfermedad progresiva que se inicia como una gingivitis (inflamación del borde de la encía que rodea al diente), y que puede avanzar hasta llegar a producir la pérdida del ligamento y del hueso que rodea al diente. Si no es tratada a tiempo, el o los dientes se van soltando progresivamente hasta perderse, incluso cuando se vean aparentemente sanos y sin caries.


Desgastes dentarios: Atriciones y Abraciones

El desgaste de los dientes se produce  por problemas de mordida (oclusión) o por bruxismo (apretar y hacer rechinar los dientes), lo que causa la pérdida de estructura dentaria en los bordes de los dientes o en las superficies con la que muerdes. Otro tipo de desgaste es el del cuello de los dientes, que se origina por el uso de un cepillo duro o por una técnica incorrecta de cepillado. El bruxismo también puede ser causante de este tipo de deterioro. Si su causa no es tratada, estos desgastes progresan y  afectan la pulpa dental (nervio), lo que debilita los dientes, causa fracturas y favorece la formación de caries.


Traumatismos dentales

Los golpes en la cara y boca pueden lesionar dientes y/o tejidos de soporte. Al recibir un golpe  debes acudir inmediatamente a control odontológico, ya que muchas veces –incluso cuando no notes algún daño en el momento del accidente–  pueden aparecer secuelas posteriores en el tiempo, tales como el oscurecimiento de dientes (dientes grises o negros) e infecciones. Producto de esos golpes también se originan fracturas de coronas y/o raíces, movilizaciones de dientes, lesiones de hueso y encías e incluso la pérdida de uno o más dientes. Es de suma importancia acudir a un odontólogo antes de 1 hora después de ocurrido el accidente, sobre todo en el caso de pérdida de un diente: así se puede mejorar el pronóstico y tener la posibilidad de reposicionar el diente desalojado y no perderlo.


Dientes con tratamientos odontológicos inconclusos

Aquellos dientes que están en tratamiento odontológico y que no han sido finalizados pueden llegar a perderse, incluso si no presenten molestias ni signos aparentes de problemas. El problema existente puede agravarse o bien se pueden originar nuevas caries o infecciones. Es posible también que se produzcan fracturas de los dientes por estar debilitados.


Algunas situaciones son:

– Dientes en que sólo se ha realizado la eliminación de caries sin restauración definitiva

– Dientes con tratamiento de endodoncia sin restauración definitiva adecuada

– Dientes con coronas o restauraciones provisorias 

Fuente: Dr. Ludovic Doussoulin, Unidad Dental UC

Caries de la infancia temprana

La caries de la infancia temprana, antes llamada caries de la mamadera, es una enfermedad de los dientes de leche o primarios.

Desde que aparece el primer diente en la boca, el niño está en riesgo de sufrir caries. La caries comienza con una mancha blanca en los dientes superiores frontales. Para evitar que progrese rápidamente hacia las zonas más profundas del diente y cause dolor, debe tratarse a tiempo. De lo contrario, puede dificultar la correcta alimentación del niño.

Esta infección puede provocar inflamación de la cara y, en ocasiones, requerir la hospitalización del niño para su tratamiento.


Causas de la caries de la infancia temprana

  • Falta de asistencia odontológica durante el embarazo.

  • Dormir al bebé con la mamadera el pecho materno en la boca.

  • Leche de fórmula o alimentos azucarados retenidos alrededor de los dientes por largo tiempo.

  • Merienda frecuentes con dulces, chupetas y otras golosinas.

  • Falta de higiene bucal.


¿Cómo prevenir la caries de la infancia temprana?

  • Visite al odontólogo durante el embarazo para mantener su boca sana y recibir a su hijo con correcta salud bucal.

  • Si su hijo se alimenta con mamadera, no permita que lo utilice para jugar o calmar su llanto.

  • No coloque azúcares como la miel, manjar o leche condensada en el chupete de la mamadera para tranquilizarlo.

  • Desde el nacimiento del bebé, limpie su lengua, rebordes y parte interna de las mejillas con una gasa o paño húmedo.

  • Al aparecer el primer diente, realice la higiene bucal con un cepillado adecuado para la edad. El odontopediatra le indicará el uso de pasta dental.

Necesitas una odontopediatra? Atiéndete con nosotros, reserva la hora directamente por acá o por whatsapp al (+56)959065278


IMAGEN_MESA_CENTRAL_BLANCO.png
boton_wsp_cdcdental_blanco.png