Atención! 5 cosas que no sabías sobre los implantes dentales



Gran parte de nuestro tiempo lo utilizamos para comer o beber, por lo mismo nuestros dientes constantemente se exponen a un gran desgaste.

Si bien las técnica de cuidado de los dientes ha avanzado en este último tiempo, estas no evitan que incluso los dientes más resistentes solo puedan durar por un determinado tiempo. Eventualmente para alguno de nosotros llegará un momento en el que nos tendremos que despedir de más de algún diente.

No hace mucho fue cuando la única solución real en respuesta a la pérdida de un diente eran las #prótesisremovibles o los #puentesfijos. Si bien son funcionales, pueden llegar a ser extremadamente incomodos o difíciles de mantener.

Actualmente, contamos con #implantesdentales, una solución permanente y sin complicaciones que se siente como un diente nuevo.



¿Qué es un implante dental?

El #implante dental es un producto diseñado para sustituir la raíz que falta y mantener el #diente artificial en su sitio. Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso.

Si estás interesado/a en ponerte implantes te invitamos a leer cinco cosas que quizás no sabías sobre estos:

1. Es un procedimiento común y exitoso

Los implantes dentales pueden ser mucho más comunes de lo que piensas. En Chile, por ejemplo, las principales causas de las pérdidas de dientes son la caries dental y la enfermedad periodontal, siendo más relevante la caries dental, especialmente en la gente más joven. En el grupo de adultos de 35-44 años un 20% conserva su dentadura completa mientras que este porcentaje baja a un 1% en los adultos de 65 a 74 año. La población de 35 a 44 años tiene un promedio de 6,5 dientes perdidos mientras en la población de 65 a 74 años este promedio es de 15,8. (https://www.minsal.cl/portal/url/item/9c81093d17385cafe04001011e017763.pdf)

Lo más probable es que conozcas al menos una persona que tenga implantes dentales y no lo sepas y que su procedimiento haya sido 100% exitoso. Si bien hay ciertas situaciones en las que los implantes pueden no ser posibles debido a una mala salud dental u otros problemas, estos son muy efectivos al momento de recuperar la #sonrisa.



2. Duran toda la vida

Lo bueno de los implantes dentales es que una vez que quedan tu boca, las probabilidades que se te caigan son mínimas. Excepcionales son los casos de fumadores extremos o con muy mala higiene dental.

La raíz está hecha de titanio, el mismo material utilizado para naves espaciales y misiles, mientras que el diente artificial en sí nunca se descompondrá. Mientras que las prótesis dentales, puentes y coronas duran solo unos años, los implantes dentales duran para siempre.


3. Se ven y se sienten naturales

Nada se acerca más a un diente real que los implantes dentales. En primer lugar se ven muy bien, ya que los puedes moldear y colorear para que coincidan con tus otros dientes. También se sienten como dientes reales. Puede que al comienzo no sea así, pero luego de la deshinchazón lograrás sentirlos como tuyos.

No hay que preocuparse por el deslizamiento asociado con las dentaduras postizas y los puentes, por lo que se puede comer y hablar con confianza. Además, no requieren cuidado y mantenimiento adicionales, simplemente el cepillado y el uso de hilo dental.

4. Los implantes fortalecen tu mandíbula

Un hecho poco conocido acerca de la pérdida de dientes es que una vez que un diente se ha caído, el hueso de la mandíbula comienza a deteriorarse. Esto se debe a que los dientes y las mandíbulas forman un sistema recíproco. Igual que los dientes dependen de la mandíbula para apoyarse, ésta necesita que los dientes se mantengan fuertes y sanos. Los implantes dentales no solo evitan que la mandíbula se deteriore, sino que realmente estimulan el crecimiento óseo.



5. Ayudan a proteger los dientes sanos

Tal y como nuestros dientes dependen de nuestras mandíbulas para apoyarse, también se apoyan entre sí. Tan pronto como perdamos un diente, los que lo rodean comenzarán a desviarse. Esto, combinado con el deterioro de la mandíbula, hace que sea mucho más probable que se caigan. Si perdemos un diente, tiene sentido sustituirlo con un implante dental lo antes posible para evitar futuras complicaciones.

Es importante al igual que cualquier procedimiento dental, discutir la mejor opción para ti junto con tu implantólogo

En CDC Dental, contamos con un equipo de especialistas tanto en implantología como en el área de rehabilitación oral, además de pabellones certificados por el Seremi de salud.

Háblanos para volver a recuperar tu sonrisa!

0 vistas
IMAGEN_MESA_CENTRAL_BLANCO.png
boton_wsp_cdcdental_blanco.png